Institucional

En el año del 75º aniversario

El viernes 2 de abril, el Colegio Holandés cumplió 75 años en su actual sede. Debido a la pandemia, no se pudieron realizar actos y festejos, pero en el ámbito de la comunidad educativa y también puertas afuera a través de los medios de comunicación, se destacó la tarea de los pioneros, aspectos vinculados con la historia y las distintas etapas de la institución.

El 2 de abril de 1946 se inauguraron las instalaciones en la actual manzana, conformada en las calles Alvear, Pellegrini, Olavarría e Istilart. El día siguiente, La Voz del Pueblo indicó en su tapa: “Motivó un lucido acto la inauguración del edificio propio del Colegio Holandés”; mientras que el diario La Hora señaló que “Brillantes proporciones alcanzó el acto de inauguración del Colegio Holandés de esta ciudad”.
Asistieron funcionarios y representantes de Holanda en nuestro país, así como autoridades de Tres Arroyos.
En mayo del año anterior, había sido creada la Asociación Cultural y Espiritual de la Iglesia Reformada de Tres Arroyos. Por entonces, ya se habían iniciado las conversaciones para comprar el predio llamado la “Quinta de Ferrario”.
El personal, en el primer año, estaba integrado por solamente ocho personas: el director Cornelio Slebos, una maestra, una maestra auxiliar, la directora del internado y dos mucamas del mencionado lugar, así como un matrimonio de cuidadores.
La obtención de la sede propia fue consecuencia de un objetivo que ya se percibió en los primeros años del siglo: dar educación a los hijos de inmigrantes provenientes de los Países Bajos. Los antecedentes fueron las clases dictadas en el campo y desde 1943, en el local alquilado de avenida Belgrano al 800 (actual Iglesia de los Santos de los Últimos Días).
Cada ex alumno tendrá en su memoria a las maestras y maestros que dejaron una huella profunda. Y a otras personas, en distintas funciones, que generaron un ambiente propicio para el crecimiento educativo y en valores.
Desafíos 
El Colegio se fue adaptando e innovando ante los nuevos horizontes. Surgieron comisiones de trabajo, que con ideas y ante todo mucha perseverancia, hicieron un aporte decisivo para la construcción del nuevo internado en la década del ’70 (parte de cuyas instalaciones se utilizan actualmente para la Secundaria y el Jardín Semillitas); y luego de El Fanal, en el gimnasio que se comenzó a utilizar en septiembre de 1985.
En similar sentido, las comisiones de padres en distintos períodos fueron una expresión del entusiasmo y las ganas de ayudar a la entidad.
 Nació el nivel Inicial en 1987 y doce años más tarde la Secundaria. También en una etapa más reciente se construyó el comedor, entre otras obras destinadas a cubrir las necesidades de los alumnos. Abarca los niveles de Maternal, Jardín, Primaria y Secundaria, desde muy pequeños hasta adolescentes-jóvenes.
 En el presente ciclo lectivo, brinda de lunes a viernes presencialidad completa, lo que implica que los alumnos asistan cuatro horas por día, de lunes a viernes. Los contenidos se complementan con clases virtuales, a través de la plataforma Zoom.
El Colegio mantiene como un objetivo central brindar contenidos de calidad en materias tradicionales, pero a su vez fortalecer la creatividad y dar espacio a conocimientos esenciales como son el idioma inglés y la tecnología, por citar dos ejemplos.
El coro forma parte de la identidad de la institución, con una trayectoria destacada. Es dirigido por Marcela Palmieri.
La fe y el compromiso de los pioneros tuvo continuidad en nuevas generaciones. Es así que el Colegio no solamente cumplirá 75 años, sino que lo hará con la mirada en un futuro pleno de desafíos y oportunidades de seguir creciendo. El Colegio abarca Maternal, Inicial, Primaria y Secundaria. En el presente ciclo lectivo, logra brindar la presencialidad completa.